Características generales

El área de la denominación es diversa con características geológicas y climáticas diferentes. El nexo de unión es la cuenca mediana del río Segre, entre el Pirineo y el Ebro, y el clima interior y seco, alejado de la influencia marítima y marcado por una insolación elevada, una pluviosidad escasa y persistente humedad de las nieblas de invierno.

Las viñas son entre los 200 y 400 m de altitud. El suelo es calcáreo recubierto de arena, con una gran uniformidad a toda la denominación.

Las sub-zonas de Artesa y del Pallars son las más septentrionales, con las viñas de mayor altitud e influencia pirenaica. Raimat, al extremo oriental, tiene un relieve suave y clima continental. La sub-zona del Segriá, el Pla de Lleida, es característica de tierras de secano. Les Garrigues y el Vall del Riucorb son tierras áridas.

EL VALLE DEL CORB

Estamos hablando de dos valles confluentes, que se unen bajo el castillo de Maldà. Por arriba, el Valle del Corb, que discurre en horizontal. Por debajo, la de su sufragáneo Maldanell, que se acerca en diagonal. En el punto en que juntan sus exíguos caudales, la suma atraviesa sin apenas dar señales de existencia el Pla d'Urgell, para ir a desembocar al Segre cerca de Vilanova de la Barca.

El Corb nace al lado de Santa Coloma de Queralt y conforma un valle recóndito de una acentuada personalidad que, a pesar de sus innegables atractivos naturales y culturales, los turistas han descubierto recientemente. Los pueblos se suceden a lo largo de su curso, muy próximos los unos a los otros, ordenados y llenos de vestigios arquitectónicos medievales.

La viña había sido desde siempre un elemento ineludible del paisaje adusto de aquellos valles. Se sabe que ya en la edad media, los frailes y las monjas habían propiciado su cultivo. Los vinos obtenidos, domésticos o conventuales, eran fuertes, de un carácter acusado, como corresponde a la misma idiosincrasia de aquellos secanos interiores. Después de un periodo de decadencia, la producción se ha vuelto a reavivar, al amparo de la nueva DO Costers del Segre, y un buen grupo de bodegas de nueva implantación operan ya en la zona.

El enoturismo se añade a la interesante oferta que invita a visitar aquellos parajes. Según los expertos, los vinos locales conservan en carácter genuino, mantienen un grado considerable pero moderado y más adaptado a los paladares actuales por las nuevas técnicas de elaboración. Se aprecia que el efecto de la marinada que rebaja los extremos calores caniculares retarda la maduración de las uvas y favorece el equilibrio de los líquidos resultantes, tanto en los blancos de baja acidez, los negros de buen cuerpo o los nuevos espumosos que empiezan a lograr prestigio y popularidad.

Zonas de producción

Segriá, Raimat, Artesa de Segre, Urgell, Pallars, Valls del Riu Corb, Garrigues.

Variedades de uva

Uva Blanca: Macabeu, Xarel·lo, Parellada, Chardonay, Garnacha Blanca, Riesling, Sauvignon Blanca, Moscatel de Alejandria, Malvasia o Subirat parent, Gewurztraminer, Albarinho

Uva Negra: Garnacha Negra, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Monastrell o Morastrell, Trepat, Mazuela o Samsó, Pinot Noir, Syrah.

  Otras denominaciones