NUESTRO ACEITE

Sabiéndonos privilegiados de estar en una de las zonas del mundo con los olivos más ricos, siendo la principal protagonista la oliva arbequina, nuestro amor al cultivo ha hecho que, ahora ya hace más de 50 años, produzcamos uno de los grandes aceites del mercado.

De los olivos del Urgell y el Pla d'Urgell brota nuestro aceite de oliva virgen extra, un tesoro que nos regala la tierra y que se erige en gran protagonista de nuestra dieta mediterránea.

Recogemos la oliva, principalmente, a mano y directamente del árbol con el sistema de "peinado" de las ramas; se muele en frío con medios mecánicos o físicos.

En todo el proceso, desde la recogida de la oliva hasta la elaboración del aceite, se trabaja con mucho cuidado para no alterar las propiedades naturales que contiene la oliva, tanto las biológicas como las organolépticas. El aceite que se obtiene es un zumo de fruta natural, con todo el contenido que le confiere la variedad arbequina.

SABOR Y SALUD

Con una acidez máxima de 0’4º (representa la categoría más alta de los aceites de oliva virgen, la cual no supera las dos décimas -0'2º- de media) se obtiene de la molturación de la oliva en frío para preservar todas y cada una de las propiedades del fruto.

El resultado es un aceite afrutado de oliva fresca, verde cuando proviene de una cosecha más temprana y de color verde amarillento denso, con “cuerpo”, aroma limpio de hoja y hierba, y sabor almendrado ligeramente amargo y picando al final. A medida que la oliva madura, el aceite acontece más amarillento y con un sabor más suave y más dulce.

Las magníficas propiedades de este aceite, rico en polifenoles, agentes antioxidantes propios de la oliva hacen que sea muy beneficioso para la salud. Los controles sobre la producción certifican prácticas agrícolas correctas y respetuosas con el medio ambiente.

 

COMPRAR COSECHA PROPIA

Molino de Sant Martí

Hoy te recomendamos... ( Estamos introduciendo nuestro surtido. Estos productos están pendientes de configuraciones para su venta online )